Blog (ES)

El Salto En Paracaídas (tercera parte)

Formalizadas las capturas de María Liliana Laserna y Camilo Fidel Pinzón Gómez, los investigadores de la Fiscalía acudieron al lugar donde los trabajadores de la finca indicaron que ambos supuestamente realizaban un “peligroso experimento radioactivo” en noviembre de 2016.

Durante su inspección encontraron restos óseos que están siendo sometidos a estudios de medicina legal para contrastarlos con pruebas de ADN y verificar si se trata del cuerpo calcinado de Jesseca Helena Laserna Jaramillo, la hija de Liliana.  De confirmarse este cotejo, los investigadores tendrían un elemento que les ayudaría a determinar que la joven fue incinerada en la hacienda “Las Juntas de Achury Boitiva”.

Entre varias declaraciones de trabajadores del lugar, vecinos, familiares y amigos de Liliana obtenidas por los investigadores, llama la atención una versión según la cual, el único que podía bañar a la niña era Camilo Fidel y “en el baño se demoraban horas”.

Contaron incluso que unos años atrás una vecina de la finca de Liliana se había comunicado con un familiar para informarle de la hospitalización de Jesseca Helene en el centro de salud de Sesquilé.  Según relató la vecina, la sospecha era que la niña había sido víctima de una violación.

Los testimonios del caso permiten establecer que Jesseca Helene estuvo viviendo con su madre y su pareja hasta el 2012.  En ese año la menor se mudó a vivir con un familiar de Camilo Fidel en la población de Mosquera.  Es cuando, de acuerdo a la investigación de la Fiscalía, Camilo Fidel diseña un plan muy bien orquestado para explotar económicamente a Liliana y apoderarse de sus bienes.

A raíz del “experimento secreto” con células madre al que supuestamente era sometida Jesseca Helene, Camilo empieza a obtener importantes sumas de dinero de Liliana para financiar lo que ella creía era el costoso tratamiento de su hija.

Según Liliana, el experimento se llevaba a cabo en un “instituto secreto” dirigido por un científico alemán que realizaba pruebas clínicas con niños autistas internados en el lugar en forma permanente.

Los agentes tienen información de pagos de hasta 10.000 dólares por la manutención de la niña y por cada etapa del mencionado tratamiento.  Parte de esos dineros, dicen los investigadores, eran utilizados por Camilo para viajar por el mundo y sufragar otros gastos personales.  Las autoridades tienen registradas las salidas del país de Camilo Fidel en años recientes a destinos en Europa, México y Panamá.

Es cuando, de acuerdo a la investigación de la Fiscalía, Camilo Fidel diseña un plan muy bien orquestado para explotar económicamente a Liliana y apoderarse de sus bienes.

Felipe Montejo, el amigo de Liliana recuerda que un día su amiga lo llamó a Estados Unidos para que le escribiera una carta de recomendación para Camilo porque estaba interesado en obtener la visa para viajar a Estados Unidos.  Felipe se negó.

Con el tiempo y de acuerdo a las pesquisas, Liliana Laserna comenzó a contar que los científicos trasladaron a la niña a Chile para continuar allí su tratamiento, hasta que en el segundo semestre de 2016 se enteró de la muerte de su hija; lo que la sumió en una profunda tristeza.

A partir de ese momento, Camilo Fidel necesitaba otro justificativo para seguir obteniendo dinero de Liliana Laserna.

En una de sus tantas charlas telefónicas con Felipe, Liliana le cuenta que Camilo Fidel estaba muy enfermo por un trastorno psicótico a raíz del gran dolor que les había causado la muerte de Jesseca Helene.  Le explicó a Felipe Montejo que Camilo Fidel también necesitaba someterse a un tratamiento con células madre para remediar su sicosis en el mismo instituto donde supuestamente había recibido tratamiento Jesseca Helena y donde según le contó Liliana a Felipe Montejo habían muerto un total de 10 niños.

Las conversaciones telefónicas interceptadas, complementadas con declaraciones de empleados de la finca, le permitieron a la Fiscalía establecer que Camilo salía de la finca vestido de blanco con alguna frecuencia y le pedía a un empleado que le tuvieran lista su ropa blanca.

Los detectives tienen claridad de que Camilo Fidel es un “mentiroso y engañaba permanentemente a Liliana para quedarse con su fortuna”.  Consiguió, dicen, deshacerse de Jesseca Helene quien era su heredera natural y con la muerte de la niña, advirtieron, que el siguiente objetivo era su compañera, María Liliana Laserna, tal como lo había mencionado Felipe Montejo a las hermanas de Liliana, Catalina y Dorotea Laserna meses atrás.

A partir de ese momento, Camilo Fidel necesitaba otro justificativo para seguir obteniendo dinero de Liliana Laserna.

Los investigadores decidieron actuar de inmediato y tomar todas las precauciones para evitar una fuga.  En el seguimiento telefónico realizado a ambos determinaron que había dos planes inminentes: un viaje a Australia y un salto en paracaídas.
Lo que aceleró los hechos fue el momento en el que escucharon una llamada que la propia Liliana Laserna hizo a un centro de paracaidismo a las afueras de Bogotá.
La pregunta de Liliana al hablar por teléfono con los encargados del lugar dejaba claro el peligro que enfrentaba: “¿Y uno puede saltar en paracaídas si nos hemos tomado unos tragos?”

Los detectives habían concluido que la mejor manera de ejecutar el arresto era aprovechar el expediente que en 2007 el ICBF le había abierto a Liliana por denuncias de maltrato físico a su hija.  A la edad de 9 años, el 20 de noviembre de 2007, Jesseca Helena fue internada en ACPHES, una institución adscrita al ICBF.  El instituto de Bienestar Familiar le había retirado en forma temporal la custodia de su hija, por acción de su hermana Catalina.

Con este historial, los agentes de la Fiscalía se hicieron pasar por funcionarios del Instituto de Bienestar Familiar con la excusa de evaluar el caso antes de cerrar el expediente de Jesseca Helene Laserna.

Llegaron a la finca e interrogaron a Liliana y a su compañero sobre el paradero de Jesseca Helene.  Camilo Fidel les presentó un certificado de defunción de la hija adolescente de Liliana, expedido en Chile; un documento que resultó ser falsificado.

A los pocos días les pidieron que se presentaran en una oficina a dar una versión libre.  Cuando llamaron a Camilo Fidel para citarlo, éste les dijo que no podía asistir porque en ese momento se encontraba en Cartagena en un viaje de negocios.  Las autoridades lo estaban rastreando, y el seguimiento determinó que ese 9 de mayo del año en curso se encontraba no muy lejos de la finca de Liliana en Sesquilé.  Activaron la orden de captura y el mismo día tanto Camilo Fidel como María Liliana Laserna quedaron privados de su libertad.

Al momento de su arresto, Liliana se veía con sobrepeso, las uñas y el pelo sucios, su ropa manchada y en mal estado.
Después de la llamada que le hizo a Felipe López Caballero, Liliana logró hablar con otro de los pocos amigos que le quedaban, quien le prestó dinero para contratar a un abogado y le compró unos suéteres y artículos de primera necesidad.

Algunas versiones aseguran que el mismo Camilo Fidel ha logrado comunicarse con Liliana en la cárcel.

Camilo Fidel les presentó un certificado de defunción de la hija adolescente de Liliana, expedido en Chile; un documento que resultó ser falsificado.

Uno o dos días después de la captura, los trabajadores de la finca informaron que alguien cercano a Camilo Fidel ingresó a la casa por una ventana y retiró algunas de sus pertenencias entre las cuales estaría un computador personal y algunos documentos.
Creen que esa persona podría ser el hijo de Camilo de 15 años, producto de una relación anterior.

Este menor vivía junto a Liliana y Camilo hacía varios años.  Incluso algunos de los allegados a Liliana le escucharon decir que ella lo quería adoptar como su hijo.

En el momento de las capturas, los agentes encontraron 5 carros; 3 permanecían estacionados en la hacienda de Liliana Laserna y los otros dos vehículos de lujo, un Jaguar y una camioneta Toyota, estaban en el lugar donde ubicaron a Camilo Fidel: una casa en la población de Chía donde vive su amante venezolana.

Por las escuchas telefónicas, los investigadores ya sabían que Camilo Fidel y su amante tenían planes a corto plazo para organizarse como pareja.  Aún les falta confirmar un detalle: si la amante venezolana de Camilo Fidel está embarazada.

Espere próximamente el último capítulo: “El único heredero”.

7 Comments

  1. Los hombres saben detectar cuando una mujer tiene baja autoestima y muy poco amor propio, esto nos hace vulnerables y propensas al maltrato físico y psicológico. Y peor aún con psicópatas como este.

    1. Tal cual. Creo que la soledad y las diferencias familiares abonaron el terreno para que se diera este trágico desenlace. Por eso hay que terminar con esa cultura de dependencia de los hombres. Y eso que en este caso la dependencia no era económica. Gracias por escribir.

  2. Having read this I thought it was really informative. I appreciate you taking the time and energy to put this short article together. I once again find myself personally spending way too much time both reading and posting comments. But so what, it was still worthwhile!

Comments are closed.