Blog (ES)

Mon Laferte me preguntaba

Las protestas no se detienen en Chile. Desde que comenzaron el 18 de octubre por el aumento en el precio del pasaje del Metro no han cesado.  El clima de descontento con altas dosis de violencia y vandalismo lleva más de 40 días.

Human Rights Watch da cuenta de serios abusos a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad en su afán por apagar un país en llamas.  Según cifras oficiales los disturbios dejaron 26 muertos, más de 1.500 heridos, de los cuales más de 220 fueron lesiones oculares, con 16 personas que perdieron la visión de un ojo.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos ha presentado más de 440 denuncias sobre golpizas, tratos crueles, torturas, abusos sexuales y homicidios por parte de las fuerzas de seguridad.  Unas 20.000 personas han sido detenidas

El gobierno reconoce los excesos, ha pedido perdón y se ha comprometido a investigar, a que no haya impunidad y a revisar sus prácticas para contener las manifestaciones. Incluso se han puesto de acuerdo con la oposición para eventualmente redactar una nueva constitución.

Los saqueos a tiendas y supermercados , incendios y destrozos a muchas instalaciones públicas y privadas incluyendo más de 70 estaciones del Metro de Santiago fueron el pan de cada día durante las protestas que en su gran mayoría se desarrollaron en forma pacífica.  Las pérdidas materiales se calculan en miles de millones de dólares.

En este contexto entrevisté a la popular cantante chilena Mon Laferte quien había generado todo tipo de reacciones con su contundente protesta cuando se presentó en la alfombra roja de los premios Latin Grammy en Las Vegas con su torso desnudo en el que se leía “En Chile torturan, violan y matan”.  Un mensaje que acaparó la atención de los medios a nivel internacional.

“Hay muchos casos donde la misma policía y los mismos militares fueron quienes estuvieron incendiando; así que eso todavía no está claro”, fue parte de lo que me dijo para el programa digital Janiot PM.  Una afirmación que ya le ha costado una denuncia por parte de los Carabineros o la Policía Militar chilena que le ha pedido a la fiscalía que llame a declarar a la cantante para que aporte pruebas de sus afirmaciones.

Pero la opinión que generó mayor controversia fue sobre los disturbios y el vandalismo.

“Yo no apruebo ningún tipo de violencia. Ahora si me preguntas a mí personalmente, si tengo que ir a quemar un supermercado que me ha robado toda la vida para exigir lo que me ha correspondido por un derecho básico, yo lo hago”.

También me preguntó “¿A ti te parece, que quemar, te lo pregunto a ti personalmente, quemar un supermercado que está asegurado, que son cadenas multinacionales de empresarios millonarios, es más importante que la vida de la gente? ¿Que merece la pena sacar los militares a la calle y reprimir así al pueblo por un bien material, por un bien que nos ha robado durante toda la vida?

Ni lo uno ni lo otro apreciada Mon.

Un supermercado no te pudo haber robado ni a ti ni a nadie toda la vida.  Simplemente porque en una economía de mercado se permite la libre competencia.  Cualquiera que encuentre que los precios de los productos son altos y desproporcionados en un lugar, tiene la libertad de ir a comprar a otro sitio donde los precios estén al alcance de su bolsillo.  Los consumidores no están obligados a comprar en un solo comercio. Si los precios están altos, el supermercado perderá clientes y eso hará que eventualmente ajuste sus precios u ofrezca descuentos.  La clave está en que no exista un monopolio. En materia de comida creo que en nuestra región sobran las opciones y abundan los productores locales, los tenderos, los microempresarios.

Pero aún si estuviera de acuerdo con tu premisa, eso no te da ningún derecho a ti ni a nadie a atacarlo, incendiarlo o saquearlo.   Esas son formas de violencia que dices desaprobar.   La violencia contra la propiedad pública o privada es un delito que tiene consecuencias penales. El vandalismo desvirtúa, desdibuja la razón misma de la protesta.  Mis derechos terminan donde comienzan los de los demás.

Con los daños a instalaciones como las estaciones del Metro se está destruyendo lo que es de todos; se están violentando los derechos de muchos ciudadanos, como su derecho al trabajo o su derecho a la movilización.  Ni qué hablar del costo en pérdidas materiales.   Parte de los impuestos de los chilenos, incluidos los tuyos ya no estará disponible para atender las demandas sociales porque tendrá que invertirse en reparar lo que los vándalos y personas como tú creen que pueden destruir.

Es muy importante que sepas que la violencia como manera de resolver conflictos u obtener cambios es un pésimo precedente. La violencia crea resentimientos y odios. Cualquiera que se vea violentado se sentirá con el derecho a hacer justicia por su propia cuenta o tomar venganza. La violencia también es munición para que la policía, los carabineros, las fuerzas armadas respondan con mano dura y se registren excesos para contener tanto a los manifestantes pacíficos como a los delincuentes.  Esto, como sabemos, genera la violencia, las muertes, los heridos y los abusos que tanto lamentamos.

Piensa en tus conciertos.  Si prefieres ir a incendiar un supermercado que, como dices, te ha robado toda la vida, con esa misma linea de pensamiento algún asistente a tus espectáculos se podría sentir en la libertad de cometer algún acto violento, simplemente porque considera que has hecho apología del delito o no le gustan las letras de tus canciones o no está conforme con el precio que pagó por la boleta y el asiento asignado para ver uno de tus conciertos.

Hay que luchar con la fuerza de la razón; y vaya si hay razón al denunciar tanta desigualdad y exigir bienestar, derechos y servicios básicos de buena calidad.  Tu gobierno ya ha dado los primeros pasos para atender este clamor ciudadano.  Hay que protestar con la osadía y la dignidad de la desobediencia y para eso no se necesita ser un vándalo.

Hay que celebrar esas nuevas generaciones que aspiran a ser protagonistas del cambio; los que sueñan con un mundo mejor, con mayor equidad, los que se atreven a pensar diferente para obtener un resultado distinto. Esos innovadores que rechazan el status quo y expresan y defienden las aspiraciones legítimas a una vida mejor sin violentar la vida, la propiedad, ni los derechos de nadie. Podemos ser mucho más creativos en la forma de manifestar nuestro rechazo y exigir derechos.

Tú mas que nadie Mon Laferte diste un ejemplo de originalidad y efectividad en el mensaje de protesta sin destruir y sin pronunciar una sola palabra.  Chile y buena parte de la región están tomando nota.

2 Comments

  1. Hola Patricia… Siempre te he considerado como una de las periodistas que de verdad entienden su profesión, como también lo hace Carrmen Aristegui.

    Hay un detalle que no Leder ser menor: el comportamiento de los Carabineros. Considero que es mucho más grave, desde el Estado de Derecho, que una institución policial -encargada del orden público y muy cuestionaba estás últimas semanas- cite y solicite acciones penales en contra de una cantante por sus opiniones en una entrevista, que un acto de vandalismo.

    Es grave que una institución que le ha disparado a los ojos a más de 200 personas decida dar un paso hacia la criminalización de la opinión… Todo ello, en un país donde una chica se la llevan los Carabineros y al día siguiente aparece colgada de un puente… Donde la represión es una norma para dominar la libertad de la ciudadanía.

  2. Leí completo su análisis y me gustaría aportar algo que al parecer ud no está en conocimiento. Cuando ud nos dice que el cliente tendría la posibilidad de abastecerse en otros comercios en busca de mejores precios, aca no es posible. El 90% del mercado lo manejan 3 empresas(walmart, cencosud, smu) cuyo espectro comercial es bien amplio: supermercados, farmacias, retail y medios de comunicación. Donde esta el problema? Se coluden entre ellos para fijar sobreprecios.. El único castigo hasta el momento, la devolución de 10us aprox por colision del confort.
    Por supuesto que no se valida la violencia, pero como ciudadano esperaría sanciones ejemplares para ese tipo de robo, que no ha sido el caso.

Comments are closed.